Hechos

El ABC de las Escuelas Charter

Las escuelas charter no son administradas por empresas privadas. En el estado de Illinois, una empresa privada no puede dirigir una escuela charter. Todas las escuelas charter de Illinois deben ser administradas por juntas sin fines de lucro.

Las escuelas charter son escuelas públicas.

  • Las escuelas charter están abiertas a todos los estudiantes en un distrito, con la excepción de un puñado de escuelas charter que tienen límites geográficos en Chicago.
  • Las escuelas charter están abiertas a todos los niños – no tienen requisitos especiales de ingreso o exámenes.
  • No cobran matrícula. Las escuelas charter son financiadas con dinero público; Sin embargo, en Chicago, son financiadas a una tasa más baja que las escuelas del distrito.

En Illinois, la financiación escolar sigue al estudiante.

Cuando un estudiante va a una escuela chárter, un parte del dinero que el distrito recibió para educar a ese estudiante sigue al estudiante a la escuela charter. Los padres eligen sacar a sus hijos de las escuelas del distrito y colocarlos en una chárter porque la escuela del distrito no está satisfaciendo las necesidades del estudiante.
 

Las escuelas charter son responsables de sus resultados.

Debido a que las escuelas charter tienen más libertad para innovar, también están sometidas a estándares estrictos sobre el rendimiento estudiantil. En Illinois, los distritos y la Comisión de Escuelas Chárter de Illinois vigilan de cerca los logros de los estudiantes, la mejora de los estudiantes, la asistencia, la graduación y la asistencia a la universidad (a nivel de escuela preparatoria), el cumplimiento de las pautas estatales y federales, los presupuestos equilibrados y las operaciones eficientes. Si una escuela no cumple con los requisitos descritos en su estatuto, la escuela puede ser cerrada
 

Las escuelas charter han existido por más de dos décadas en Illinois.

En 1996, The Peoria Alternative Charter School fue certificada como la primera escuela charter en Illinois y abrió sus puertas. En 1997, las primeras escuelas charter abrieron en Chicago.

Todos los niños pueden asistir a una escuela charter.

Las escuelas charter no “seleccionan” a sus estudiantes. Cualquier estudiante puede asistir sin importar sus calificaciones en los exámenes, el estado de educación especial o cualquier otra característica. Si el número de solicitantes excede el número de cupos disponibles en esa escuela se realiza una lotería para determinar qué niños asistirán a la escuela.

Según los más recientes datos para las escuelas en Chicago, el 88% de los estudiantes de escuelas charter son elegibles para almuerzos gratuitos o de precio reducido, en comparación con el 78% en las escuelas de distrito de inscripción abierta. El 96% de los estudiantes en las escuelas charter son negros o hispanos, en comparación con el 84% en las escuelas de distrito. El 15% de los estudiantes charter son estudiantes con discapacidades.
 

Hay una gran variedad de escuelas charter para satisfacer las diferentes necesidades de los estudiantes.

Cuando los líderes escolares conceptualizan y diseñan las escuelas charter, pueden estructurar las currículos y entornos de aprendizaje para satisfacer las necesidades de sus estudiantes, familias y comunidades. Algunos modelos únicos de escuelas charter incluyen: Escuelas STEM y de tecnología, escuelas “verdes” y agrícolas, escuelas bilingües, escuelas preparatorias para la universidad, escuelas de arte, escuelas de aprendizaje expedicionario, escuelas enfocadas en la salud y la nutrición, y escuelas de recuperación de deserción escolar, ¡solo por mencionar algunas!